Excursión al Parque Nacional Los Haitises

 In Generalmente, República Dominicana @es

Por Marlene Rybka

Siguiendo los pasos de los taínos, los pueblos originarios de la República Dominicana, y de los piratas, nuestra excursión de hoy nos lleva al Parque Nacional Los Haitises. Por lo que he oído, hay cuevas con impresionantes formaciones kársticas, pinturas rupestres de los indígenas e islas llenas de pájaros singulares.

DSC02424

Partimos con el catamarán desde la Bahía de Santa Bárbara de Samaná surcando el mar hasta los numerosos islotes que forman parte de la reserva natural. Pronto entendemos por qué aquí la naturaleza es tan digna de ser protegida. Es el hogar de muchos pájaros y animales, y el entorno es único. Aquí anidan garzas y fragatas, y los pelícanos pescan a nuestro lado mientras navegamos a ritmo pausado por estas islas reserva de aves.

DSC02362

Después de contemplar este bullicio tan vivaracho, nos dirigimos en catamarán a los manglares. Allí desembarcamos y caminamos hasta una cueva. Al entrar, se apodera de mí una irrefrenable sed de aventuras. ¿Y si los piratas enterraron aquí un tesoro en el pasado? El paisaje brinda un escenario ideal para imaginar cómo ocultaron su botín.

DSC02409

Sin embargo, como Susurradora de Ballenas me sorprende otro atractivo:  en las profundidades de la cueva descubro el dibujo de una ballena. Los indios que antaño vivieron aquí también observaron estos animales extraordinarios y capturaron la experiencia en forma de arte. Gracias a nuestro guía aprendemos todo sobre las costumbres de los taínos, el descubrimiento de las cuevas por los europeos y la protección de este patrimonio natural único.

DSC02453

De regreso al catamarán, admiro boquiabierta el bosque de manglares. La naturaleza es realmente mágica, y disfrutamos dejándonos hechizar por las intrincadas raíces y el denso boscaje de los árboles. En este lugar vuelvo a ser consciente de la importancia de preservar la naturaleza y luchar por un turismo sostenible.

DSC02384

Solamente una zona minúscula de esta región tan vasta es accesible para los visitantes. Esto permite que los animales y las plantas se desarrollen en su plenitud. Aunque hoy no tenemos suerte: no vemos ni manatíes, que son grandes vacas marinas, ni delfines. Pero no pasa nada, porque en mi cometido pronto susurro a una ballena jorobada para nuestro grupo. Para muchos se trata del primer contacto con estos mamíferos marinos, y la coronación de un día triunfal.

IMG_2093

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search