Las ballenas de Samaná y yo

 In Las Ballenas

Cada año, entre mediados de enero y mediados de marzo, la bahía de Samaná proporciona un hogar para unas 2000 ballenas. Para llegar aquí a veces viajan distancias muy largas, como yo. Se tarda unas 10 horas y media en volar de Frankfurt a Samaná. La campañá Susurrador de Ballenas me permite pasar tres semanas en el agua con estas criaturas tras un tour por el país. En este blog os explico lo que aprendido y vivido hasta ahora.

¿Qué hacen las ballenas en Samaná?

Una vez al año las ballenas del Atlántico Norte nadan hacia las aguas de la República Dominicana para aparearse. La Bahía de Samaná es la tercera zona de apareamiento más importante de la región, justo después del Banco de la Plata en el norte del país. La bahía ofrece suficiente refugio para la reproducción y la cría de sus pequeños. Como el período de gestación de las ballenas es de aproximadamente un año, las crías de ballena que son concebidas aquí también nacen aquí un año después. En Samaná los bebés deben reunir suficiente fuerza y crecer rápidamente. Las ballenas no se alimentan durante todo el tiempo en la República Dominicana. Sin embargo, la madre de la ballena produce suficiente leche para que su bebé engorde unos 50 kilos cada día. Esta energía también es necesaria, para el camino de vuelta, que puede ser bastante largo. Algunas ballenas llegan a Samaná desde Groenlandia, Islandia, el noreste de Canadá y Noruega, lo que corresponde a una distancia de 7000 (!) kilómetros. Una ballena adulta necesita un poco más de 50 días para esta distancia.

Mis momentos más impresionantes hasta ahora

Los mejores momentos para mí son aquellos en que las ballenas están muy activas y se acercan al barco. Especialmente las pequeñas crías nacidas hace uno o dos meses son a menudo curiosas y muy juguetonas. Se encuentran en periodo de aprendizaje de su madre y los doss están en constante contacto entre sí. Por ello, las madres con sus hijos son siempre algo muy especial.

Muy interesante es también el momento en que varios machos se pelean por una hembra. A veces pueden ser dos, pero a veces también siete u ocho varones. Los machos pelean entre sí, se dan palmadas en las aletas, saltan entre sí e intentan sacar al siguiente competidor de la carrera. Por eso, los machos de ballena suelen tener muchas cicatrices. Cuando pelean entre ellos y persiguen a una hembra, el barco tiene problemas para mantener el ritmo. Una experiencia impresionante.

Me queda una semana con las ballenas. Es una locura lo rápido que ha pasado el tiempo. Estoy agradecido por todo lo que he experimentado hasta ahora y estoy deseando ver lo que aún me espera.

 

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search