Llegar al paraíso y sentirse como una estrella

 In Generalmente

Por Marlene Rybka

Durante mucho tiempo había estado esperando el momento de aterrizar en la República Dominicana y de comenzar mi “trabajo” como Susurradora de Ballenas. Y el sábado, 3 de febrero, por fin llegó ese momento. Me había levantado en Pforzheim a las seis de la mañana con fuertes nevadas y, esa misma noche, me encontraba volando sobre la bahía de Samaná bajo la cálida luz de la puesta de sol.

walfluesterer-marlene-anflug-samana

Acerqué mi nariz a la ventana, esperando poder ver ya a las ballenas desde el avión. Desde el aire pude ver la silueta de la costa, el mar azul turquesa y las primeras palmeras. Por desgracia, ninguna ballena. De hecho, era muy poco probable verlas desde esa altitud. A pesar de ello era increíble poder ver mi futuro puesto de trabajo desde el aire. ¿Quién puede decir que ha volado por encima de su oficina antes de pisarla por primera vez?

bucht-samana-ueberflug

El aeropuerto de Samaná es acogedor y fácil de abarcar. Cuando la puerta del avión se abrió y di mis primeros pasos por la pista, sentí como si hubiera llegado al paraíso. El sol lo sumergió todo en una luz cálida, una agradable brisa me acariciaba el rostro y permaneció agradablemente cálida incluso por la noche.

condor-flugzeug-flughafen-samana

Pero lo que me dejó completamente boquiabierta es la recepción que me aguardaba: autoridades de la Oficina de Turismo, un cámara e incluso un fotógrafo me estaban esperando. Me entrevistaron y me preguntaron sobre mi nueva tarea. Los demás pasajeros del avión pasaron junto a mí y vieron lo que ocurría. Me sentí un poco como una estrella de rock.

journalisten-filmteam-fotografen-flughafen-samana

Y como si eso no atrajera suficiente atención, de repente alguien gritó mi nombre entre la multitud que esperaba en el control de pasaportes y ¡me pidió un autógrafo! La verdad es que enrojecí. Eran una pareja de un pueblo vecino al mío que habían leído un artículo sobre el proyecto y querían conocerme. ¡No podía creer que uno de los míos quisiera un autógrafo! Estoy muy contenta de haberlos conocido y de su interés por la Susurradora de Ballenas 2018.

De camino a mi alojamiento, vi pasar palmeras, pequeñas casas y la colorida vida de los dominicanos en la calle. No pude ver el mar porque ya había oscurecido. Esa noche me quedé dormida en el paraíso al sonido de las olas, muerta de cansancio pero feliz.

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search