Residuo cero – Por amor a las ballenas jorobadas

 In Generalmente, Las Ballenas

¿Quién no ha visto esas fotos terribles de cadáveres de aves marinas, ballenas o tortugas? Murieron por tener el estómago lleno. Lleno de algo que generamos nosotros, los humanos: Plástico. Todos deberíamos reflexionar sobre el uso que hacemos del plástico y cambiar nuestros patrones de comportamiento hasta que sean sostenibles.

¿Cómo podemos ayudar al medio ambiente y a nuestras queridas criaturas marinas? La respuesta es el residuo cero. Desde hace unos dos años me he propuesto a llevar un estilo de vida sostenible y he conseguido desarrollar un modus vivendi sin residuos. Eso significa que no produzco basura. Compro únicamente artículos sin envasar. Por eso me gustaría daros algunos consejos que podéis poner en práctica en casa.

Jabón en pastilla, envases de madera líquida, cepillos de dientes de madera y botellas rellenables.

  • Utiliza una botella rellenable para las bebidas. Puedes volverla a llenar de agua en cualquier parte, y así no hace falta usar tantísimas botellas de plástico.
  • Se acabaron los frascos de champú. Utiliza jabón en pastilla que se vende sin envasar. Averigua dónde puedes comprar jabones naturales, de Alepo y para el cabello. Yo llevo mis jabones en un envase de madera líquida. Es 100 % biodegradable, a diferencia de los envases de plástico.
  • Usa cepillos de madera para limpiarte los dientes. Son 100 % compostables. Asegúrate de comprar únicamente cepillos cuyas cerdas se han fabricado recurriendo a materias primas renovables, por ejemplo, aceite de ricino. Además, emplea dentífrico en pastillas en vez de pasta de dientes envasada.
  • Habría que prohibir el papel de aluminio y el film transparente. Yo envuelvo con papel de cera de abejas. Todos los bocatas se llevan sin problemas y se mantienen frescos. El papel es lavable y dura hasta medio año, incluso más tiempo dependiendo del uso.
  • La bolsa de yute es tu mejor amiga y no debería faltarte en ninguna compra. Para las frutas y verduras utiliza bolsas o mallas más pequeñas hechas de lino. Así se consigue comprar sin envases.
  • El plástico de un solo uso es tabú para mí. Quién quiera evitar comprar queso o carne envasados, puede traerse su propio tupper para que el vendedor en el mostrador de alimentos frescos coloque ahí el producto.

Un dicho en inglés que me gusta mucho dice: “Stop buying crap, and companies will stop making crap!” (“Deja de comprar cosas inútiles para que las empresas dejen de producirlas”).

Si todo esto no te sirve como impulso, espera a saber más sobre los microplásticos. Los microplásticos no sólo representan un peligro considerable para la vida marina, sino también para los seres humanos. No debemos olvidar que vivimos en una gran simbiosis con todos los seres vivos. El plástico es un ejemplo, porque los animales marinos filtran el agua para alimentarse y absorben sin querer a las micropartículas altamente contaminantes. No es sólo es el caso de las criaturas más pequeñas, sino también de las ballenas. Las toxinas ingeridas causan daños a los animales y acaban por afectarnos a través de la cadena alimentaria.

DATOS DE INTERÉS:

> Cada año, alrededor de nueve millones de toneladas de residuos plásticos van a parar a los océanos. Alrededor del 20 % de los desechos proviene de los barcos; el resto procede de tierra firme a través de las alcantarillas, los ríos y las playas. Los residuos acaban entrando al mar por la acción del viento y de las olas.

> Las corrientes marinas transportan los restos flotantes a los lugares más remotos. La basura generada por la civilización se ha vuelto omnipresente. Se puede encontrar tanto en playas solitarias como en el lecho marino de la Antártida.

> Incluso las piezas de plástico más grandes se descomponen en micropartículas mediante la acción del sol y del agua salada. Esto libera un cóctel tóxico, incluyendo el bisfenol A (disruptivo endocrino y causante de daños neurológicos) o el estireno (cancerígeno). Al mismo tiempo, las partículas de plástico del medio ambiente absorben contaminantes orgánicos como los policlorobifenilos (PCB) o el insecticida DDT.

Si no hacemos nada al respecto, para el año 2050 el peso de los residuos plásticos que flotan en el mar superará la cantidad de peces que lo habitan.

APÚNTATE AL RESIDUO CERO y sé un modelo a seguir. ¡Por amor a las ballenas! Fuentes: https://oneearth-oneocean.com/es/el-problema/

Recent Posts

Start typing and press Enter to search