Una noche en el casco antiguo de Santo Domingo

 In Generalmente

Por Malene Rybka

No tenía ni idea de lo que me podía esperar en la capital de la República Dominicana; hasta entonces tan solo conocía Samaná y Puerto Plata. Y no me esperaba que Santo Domingo me robara el corazón al instante.

IMG_3217

Cuando llegamos a la ciudad justo antes del atardecer, tuvimos tiempo suficiente para refrescarnos y echar un vistazo al paseo marítimo y al mar. Luego nos dirigimos en autobús al centro histórico de la ciudad. Había oscurecido y los edificios revelaban su encanto a la luz de las farolas.

DSC02574

Para poder imaginártelo, tienes que saber que el casco antiguo de Santo Domingo fue la primera ciudad del llamado Nuevo Mundo. Aquí empezó la colonización del mundo caribeño. En 1492 Colón desembarcó en la isla, que se convirtió en el punto de partida para la expansión por América del Sur.

DSC02576

Aquí es donde se construyeron las primeras iglesias, monasterios, universidades y hospitales de América. Estos edificios o sus ruinas todavía impregnan la imagen de la ciudad. El estilo colonial único de Santo Domingo caracteriza el casco antiguo y eso es precisamente lo que lo hace tan encantador.

DSC02522

Más tarde, además de la herencia colonial, también nos topamos con los sensuales ritmos del merengue y la bachata, el encanto de los latinoamericanos y una animada vida nocturna. No sin motivo, Santo Domingo es considerada una de las ciudades más cautivadoras del Caribe.

DSC02566

Seguir las huellas de Colón, ver cómo se aúnan tradición y modernidad y absorber lo exótico y dinámico de esta ciudad ha sido siempre un sueño para mí.

DSC02534

Primero probé el panorama gastronómico de la ciudad. Jamás había experimentado uno tan interesante e inspirador. Aquí, la cocina tradicional de la República Dominicana se fusiona con influencias de Europa y del mundo entero. El resultado es una experiencia culinaria única que se podría describir como cosmopolita.

DSC02557

También hay cócteles típicos caribeños, simpáticos camareros y música en vivo con una exuberante mezcla de buen humor. Me pongo a prueba con todo el surtido de aperitivos, exquisiteces y postres. Todo el grupo siente curiosidad por los diferentes platos, así que intercambiamos como buenos hermanos la variedad de manjares.

DSC02536

¡Me encanta estar aquí! En Santo Domingo, cocina exótica, alegría de vivir y una hospitalidad que cautiva se unen en un popurrí perfecto que me acelera el corazón.

DSC02577

Después de la cena paseamos por las calles de la ciudad. Visitamos restaurantes y bares, a la deriva entre la historia y la modernidad. Nos maravillamos ante ruinas antiguas y edificios históricos o espectáculos de danza en los bares. Valió la pena la excursión al casco histórico, a pesar de su brevedad.

DSC02573

¡Gracias, Santo Domingo!

Recent Posts

Start typing and press Enter to search