“Ya estoy echando de menos a las ballenas”

 In Español @es, Las Ballenas, República Dominicana @es

Marlene ya ha vuelto a Alemania y a menudo se pone meláncolica cuando piensa en la República Dominicana. Una entrevista con la Susurradora de Ballenas 2018.

¿Cómo te sientes cuando piensas en tus vivencias en la República Dominicana?

Marlene: Esta misma mañana he estado viendo las fotos de Samaná. Echo mucho de menos el sol y el buen tiempo. Cuando aterricé en Berlín estaba nevando y hacía un frío increíble. ¡Qué contraste si pienso en las temperaturas de la República Dominicana! Me hubiera encantado darme media vuelta, regresar al avión y volver al Caribe. Echo de menos a las ballenas y al equipo de Whale Samaná. En las últimas semanas les he cogido mucho cariño.

Has estado en la República Dominicana cuatro semanas. Durante este tiempo has viajado y vivido muchas experiencias. ¿Qué es lo que más te ha gustado?

Marlene: Especialmente me fascinó una experiencia concreta con una ballena. Y es que una mamá ballena le estaba enseñando a su bebé cómo golpear en el agua con las aletas. Así se comunican las ballenas entre sí. La cría imitaba a su madre y ambas, a la vez, movían las aletas. ¡Fue algo maravilloso! También me gustó muchísimo Santo Domingo. Es una verdadera metrópoli, donde las facetas urbanas se mezclan con la herencia colonial. ¡Precioso!

¿Qué has aprendido de las balleas?

Marlene: Me pareció muy interesante como las mamás ballenas le dan la leche a sus bebés. A diferencia de otros animales no lo hacen con la tetilla. Las mamás ballenas más bien derraman su leche en el mar, la cual se queda en la superficie del agua. Las crías siguen a sus madres y toman la leche desde la superficie.

¿Cómo podemos proteger a la ballenas en general y en nuestro día a día?

Marlene: Pues para empezar es importante impedir la basura plástica, pues en muchas ocasiones acaba en los mares, incluso la basura de Alemania. Cuando se viaja en lugar de llevar bolsas de plástico recomiendo bolsas de tela, así como fiambreras para la comida en lugar de envolverla con plástico. ¡Todos podemos hacer algo para proteger a las ballenas!

Muchas gracias, Marlene. ¡Vamos a echar de menos tus historias y experiencias en el blog!

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search